Hace justo un año publicaba un artículo en el blog titulado La impresión 4D: base de la inminente revolución comercial  hablando sobre varios procesos que estaban cambiando la forma de desarrollar los negocios, uno de esos parámetros me llama especialmente la atención no por las posibilidades que tiene a corto plazo sino por el futuro que tiene, la llamada impresión 4D. Ayer Wired publicaba un artículo con un título que realmente impactaba pero que cuando lo leías veías que a este tema le queda bastante desarrollo aunque también intuyo que se basa en una viabilidad lógica y práctica. Sin duda Skilar Tibbits el ingeniero responsable de proyecto en MIT ha conseguido en un año trasladar la primera idea que tuvo  a un material como el carbono que ofrece bastantes posibilidades en el mundo industrial y además consiguiendo el cambio de forma de la figura gracias a la humedad, lo que hace que la llamada impresión 4D se convierta en un proceso con apenas coste en su proceso de ensamblaje   y el coste esté en el material en sí y su programación, lo que ellos llaman “el dinamismo de los materiales”.

Pero más allá de su proceso y la novedad, la clave está en que es una innovación basada en una divergencia que puede cambiar los modelos de negocio logísticos y de ensamblaje, por eso el título del artículo en WIRED, y tiene bastante lógica, pero el mercado será el que decida al fin y al cabo si esa innovación funciona o no. Esta idea es la que quizás menos entendemos en el desarrollo de negocios de emprendimiento o innovadores, y es que por muy interesante o innovadora que sea la idea, debe ser aceptada por la sociedad en base a unas necesidades de la sociedad, por supuesto contando con la curva de adoptación del mercado pero previamente teniendo claro que esa idea es aceptada por nuestro mercado, no sólo de manera inicial sino que una vez probada quieran repetir durante un período de tiempo lógico.

Por lo tanto y aunque tengas una idea que crees es innovadora piensa en esto 7 puntos que a continuación expongo

  1. Ser diferentes no significa ser necesarios: el echo de innovar y conseguir algo diferente no quiere decir que la sociedad no necesite.
  2. La diferencia debe estar basada en la sociedad: pregunta a la sociedad, haz estudio de mercado, del entorno y de tu competencia.
  3. Estudia entornos y mercados que creen tendencia: no te bases sólo en tu entorno, piensa en cómo otros mercados y productos crean tendencia en la sociedad y que ello repercute en tu producto.
  4. Muestra tu idea a la sociedad incluso antes de sacarla a la luz, no tengas miedo a que te copien, ideas tenemos todos, la clave está en llevarla a cabo.
  5. Sé diferente pero no lo hagas de golpe: si tienes una idea ponla en marcha poco a poco, multiplica tus acciones, esto no es matemática y la inversión total en un principio puede ser un error irremediable, además de dar mucha facilidad a tus competidores para que te copien.
  6. Si eres diferente tu equipo también debe ser diferente, forma, gestiona el talento y discute con tu equipo, ellos deben estar comprometidos con el proyecto, si no es así tendrás muchas barreras en el desarrollo de la idea.
  7. Por último y cómo nos dice Seth Godin, no vendas la máquina de cortar pan, vende el pan cortado. No vendas tus servicios o productos, vende su aportación y beneficio al cliente.
Content not available.
Please allow cookies by clicking Accept on the banner