La semana pasada estuve con un cliente Hierros y aceros Félix Bañuls en Bilbao en  la “Bienal española de la máquina herramienta” acompañando a una empresa cliente. Y una de las conclusiones con las que me vengo es que el mundo de los robots va más rápido de lo que podemos creer. Pero quizás esa rapidez no se esté basando en la innovación de la tecnología aplicada a los robots, sino en el acercamiento de las máquinas al mundo de la empresa y por lo tanto a la implantación de la robótica en el mundo de la pequeña industria de una forma generalizada. Esta idea que en un principio puede parecer  no tener importancia creo  que es clave para comprender la industria y la comercialización de nuestras empresas en la nueva sociedad que se está generando gracias a la implantación de la tecnología y la red al entorno en el que vivimos de manera indispensable.

Ya hemos hablado en varias ocasiones de las impresoras 3D e incluso de la impresión 4D, y cómo esta negocio afectará al actual sistema de comercialización en la sociedad y en los flujos de canales de venta que existen el mismo. La clave para que esto suceda no está basado en la innovación tecnológica sino en cómo acercar e implantar esa tecnología en la sociedad. Estos días en la Bienal he descubierto que las empresas de robótica están en ese empeño, en conseguir hacer de sus robots una herramienta útil en la empresas. La base de esta idea está basada en lo que Seth Godin nos planteaba con la máquina de hacer pan, “no debemos vender la máquina,sino el pan cortado”.

Ese acercamiento de la robótica especialmente a la Pyme está consiguiendo una apertura de las posibilidades de negocio en éstas que aún siendo una inversión importante, es sin duda un impulso innovador y que genera un valor añadido fundamental en la diferenciación con la competencia y que además aporta un valor único a los clientes que ya tenemos y una posibilidad grandísima de conseguir más clientes. La clave para conseguir esto es hacer lo mismo que las empresas robóticas están haciendo, acercar la robótica a nuestros clientes demostrando el beneficio que se obtiene utilizándola. Este beneficio debe está basado en precisión del producto, en rapidez de fabricación y en costos de elaboración.

IMG_7688En este nuevo panorama hay un factor que no podemos olvidar y saber generar de forma paralela a la implantación de sistemas robóticos que es sin duda la gestión de nuestro talento, la formación y adaptación de nuestros recursos humanos a la máquina. No debemos desaprovechar nuestro capital humano buscando fuera nuevos perfiles más adaptados a los sistemas robóticos, sino que debemos generar equipos de alto rendimiento basados en dos aspectos fundamentales, uno la formación y adaptación a las nuevas máquinas y otro, quizás más importante, saber aprovechar el conocimiento del producto adquirido de forma experiencial  de nuestros trabajadores y que aportará un valor esencial y fundamental, que sin duda alguna no sólo será una fortaleza clave sino que además será una forma de mantener nuestra seña de identidad y diferenciación con los demás.