Estamos acostumbrados a escuchar la palabra «líder» o «liderazgo» con bastante frecuencia en los últimos tiempos, y más en estos momentos de cambio. Es cierto que existe una nedesidad de liderar la gestión del cambio, y es cierto que las empresas cada vez más están teniendo en cuenta el hecho de tener a una persona responsable de ello. Esta gestión suele ir acompañada de un cambio de estrategia en la empresa o de una política de estrategia emergente, donde haga falta liderar la toma de decisiones sobre la marcha.

Pero tanto en un caso como en otro el líder debe tener en cuenta en todo momento que tiene un equipo al que puede delegar no sólo tareas, proyectos o acciones, sino decisiones. Es aquí dónde quiero incidir en este post. En consultorías recientes en algunas empresas que han creído en el cambio  de modelo y de adaptación a la situación actual, me he ido dado cuenta de una idea que debe ser trabajada igual o incluso más que el propio cambio de estrategia empresarial, y es la necesidad de un cambio de consciencia de la responsabilidad del liderazgo. 

En las Pymes, donde se gestionan equipos basados en la productividad con una cabeza pensante al frente, deben apostar por la delegación no sólo de tareas, sino de la capacidad de absorver ideas del equipo para ponerlas en marcha dentro del recorrido estratégico que tengamos en mente, y aprender a escuchar las ideas del equipo, no desde el punto de vista de cómo puedo trabajar con ellas, sino incluso empezar adaptarlas en la estrategia de la empresa con el mismo valor que adaptaría las mías.

Hay ciertos perfiles de empresarios y tipos de empresas que si el cambio de perspectiva está costando por su dificultad, y por lo que conlleva en cuanto a sus ideales profesionales, el cambio de liderazgo ya es algo que no entra en sus mentes como necesidad principalmente porque no han tenido la necesidad de trabajar en equipo como tal. Perfiles muy técnicos, cómo despachos de arquitectos, ingenierías o abogados, están sufriendo un cambio de modelo, en el que el cambio de liderazgo, debe ser anterior al cambio de estrategia, ya que deben aprender gestionar un trabajo colaborativo, donde las ideas fluyan y sean la clave del cambio de estrategia y así poder gestionar el cambio, que sí o sí están sufriendo.

En definitiva los gerentes de las pymes deben empezar a tener claro que su equipo son colaboradores de la estrategia que haya en la empresa, y que en mayor o menor medida según la situación deben apostar por sus ideas, modelos de productividad o toma de decisiones, en los proyectos, con los proveedores, en la venta, o en cualquier acción empresarial. Y por otro lado, y cómo mensaje claro a los perfiles técnicos, apostar por un cambio de modelo, pero apostar con un cambio de colaboración, dónde exista generación de equipos colaborativos donde de igual manera las tomas de decisiones no sean sólo y exclusivamente del gerente del despacho.Os dejo una tabla muy conocida para que sea tenida en cuenta en este cambio, y que os puede ayudar.