El data-driven marketing es una realidad casi imprescindible en cualquiera de los negocios de hoy en día pero lo que no podemos creer es que es todos los negocios lo pueden utilizar de forma similar. Para empezar debemos tener claro que siempre hemos podido obtener los datos de nuestros clientes, esta idea parece que se olvida por momentos y es el primer error que podemos cometer, es decir, nuestro negocio siempre ha podido pedir los datos a los clientes, otra cosa es que tanto esa obtención se hiciera de forma más o menos eficaz y sobre todo que esos datos luego apenas se podían gestionar. Aclaro este punto porque la misión del data-driven marketing no debe ser conseguir los datos de los clientes, sino qué hacer con ellos. Quiero dar tres claves