Robots, emociones y otras ilógicas lógicas

Estrategia empresarial Por 10 enero 2018 No Comments

El paradigma está en la mesa hace ya varios años, pero cada vez es más latente, existe una guerra fría, una guerra fría que sin duda se va a convertir en una guerra no tan fría si el agua del río por su misma fuerza no encuentra los cauces para conseguir un equilibrio que podamos considerar lógico. La batalla entre los sistemas tecnológicos  y los sistemas emocionales está llegando a un punto que cada vez los sistemas son más “tecnoilógicos” y los procesos marketenianos de productos, estrategias, relacionales son más sistemas “aemocionales”. Por un lado hay una verdadera revolución en sistemas predictivos, big data, machine learning o el concepto que últimamente está más de moda, minería de datos, que están convirtiendo a las empresas en verdaderos macro ordenadores de gestión de datos. Por otro lado está la idea pseudo innovadora de empezar a gestionar las emociones de los clientes, racionalizar con emociones es clave en cualquier proceso, no debemos trabajar el razonamiento sino las emociones, está tendencia llega a trabajarse en sistemas PNL de ventas, gestión, retención fidelización o marketing en todas sus variables, que creo que a veces los que pierden la razón son los propios gestores o responsables de marketing de las empresas.

Esta circunstancia por conseguir que tu empresa sea la más digitalizada y a la vez la más emocional hace que se genere una circunstancia de contradicciones continuas en los planes estratégicos en las empresas. Incluso hay entidades bancarias que se han atrevido a ponerle nombre a esta situación y lo llaman “digilosofía”. Sinceramente creo que lo realmente está pasando es que estamos perdiendo en muchos casos el tino de las estrategias, intentar abarcar mercados y targets a toda costa, como si la sociedad por completo fueran mis posibles clientes, y que estos se adapten a esa situación. El intento por poner en marcha las corrientes digitales acompañadas de las corrientes emocionales no son realmente humanas, son el intento de la adaptación de los humanos a esa situación. El poder emocional es clave en tantos negocios como el poder digital, pero son muy malos compañeros a la hora de trabajar con los clientes humanos. Uno de los primeros robots que introdujimos en nuestras casas fue la aspiradora Roomba y los ingenieros del MIT empeñados en la mejora de la misma trabajaron día y noche para conseguir que su ruido fuera menor, y según lo iban consiguiendo las ventas bajaban, hasta que por culpa de un consultor se dieron cuenta que la Roomba no es un robot en sí, sino una compañía en casa, a la que pones nombre, la cuidas y la quieres, y por eso se recomendó no tocar el ruido y mejorar otros aspectos, las ventas empezaron a subir a los pocos meses. Los robots tienen futuro asegurado en lo que se refiere cualquier actividad que no necesite de experiencia emocional de las personas, si el producto requiere experiencia emocional haz estrategia para exponenciar esta circunstancia y no inviertas en vender productos cada vez más robóticos o autosuficientes, porque lo que estás haciendo realmente es dar de comer a un monstruo sin cabeza del cual vamos a ser víctimas si no se consigue equilibrio.

Las experiencias digitales pueden ser trabajadas de mil formas, pero nos olvidamos por completo de lo más importante, que esa experiencia digital depende al final del smartphone, tablet u ordenador que estés usando. Puedes hacer el mejor desarrollo de comunicación y de experiencia dentro de tu web, aplicación o lo que consideres, pero son tus manos, tus ojos y tus oídos los que manejan al final esa digitalización. Esta idea, un tal Steve Jobs la tenía metida en vena y creó productos que fueran herramientas bellas y que hicieran de su utilización admirar estos productos por personas que apreciaran justamente esa belleza en todos sus sentidos.

Trabajar tu empresa el big data puede ser genial, pero qué hacer con esos datos no es tan fácil, gestionarlos puede ser fácil, tomar decisiones estratégicas para llegar a trabajar las emociones de los clientes no creo sea tan fácil.

Puedes tener al mejor utilizando datos, pero si no tienes al mejor decidiendo qué hacer con esos datos de forma emocional, la relación con tus clientes pasará futuro en poco tiempo.

Lecciones que aprendí en la Maratón de Nueva York

Estrategia empresarial Por 21 diciembre 2017 No Comments

Cuando en noviembre de 2016 corrí la maratón de San Sebastián e hice un tiempo de 2 horas 57 minutos y 26 segundos, no pensé en ningún momento que con ese tiempo tenía plaza fija para salir en primera linea en Nueva York, fué en Enero  de 2017 cuando sin apenas consultarlo con nadie me dije que era el momento de ir la gran manzana. La maratón es una maratón más, 42 kms y 195 metros, ni más ni menos, aunque es cierto que de las 8 maratones que llevo es sin duda la más dura que he corrido, pero tiene algo que la hace especial, y sí sé describirlo, la gente. La gente que corre, la gente que anima, la gente que organiza y la gente que conoces. Acabas con un dolor de cabeza de tanto ánimos  que puede llegar a compararse con el dolor de piernas de ese mismo día. Pero realmente da igual, da igual tu tiempo, tus dolores o tu sufrimiento, da igual que hagas dos horas, tres o siete. Es una experiencia única y brutal, es

La tranquilidad

Estrategia empresarial Por 27 noviembre 2017 No Comments
Si eres diferente se fijarán en ti, si se fijan en ti venderás. Esta idea puede ser atribuida a lo largo de la historia a varias figuras, culturas y modelos de negocios, de forma más o menos práctica o más o menos teorizada. Los grandes conquistadores de la historia no lo consiguieron por fuerza, esos fracasaron, fueron dictadores que vinieron y se fueron, aunque se replicaran sus ideas en otras figuras futuras. Los grandes conquistadores, lo verdaderos líderes, culturizaron, generaron confianza y de esa manera llegaron a conseguir cambiar la forma de pensar de la sociedad. Jeff Bezos y Amazon ha conseguido culturizar a la sociedad generando un sistema que ha priorizado un concepto que hasta el momento no se había tenido en cuenta, el tiempo. Hay un libro interesante llamado Small Data,

Las mentiras de la digitalización

Emprendimiento Por 16 noviembre 2017 No Comments

En estos momentos hay sólo en España 20 ponencias, 4 congresos, 400 talleres y 35 blogueros hablando y escribiendo sobre la importancia de la digitalización en tu empresa, y que si no lo haces tu empresa está abocada al fracaso. Una vez hayas visto, leído o escuchado a estas personas llegarás a casa o a tu empresa y pensarás en cómo hacerlo y que necesitas una inversión como sea para poder desarrollarlo. Mientras, hay otras tantas ponencias, congresos y talleres que simultáneamente nos cuentan que debemos ser

El “ignorante” poder de los expertos

Estrategia empresarial Por 9 octubre 2017 No Comments

No falla, si tengo viaje en avión me pillo el Financial Times, Wired en su versión U.K, The Economist y alguno más, es como un rito, llegar a la terminal y mientras desayuno leer prensa extranjera, en la medida que me permite mi inglés. En esos momentos te sientes como si tuvieras más conocimiento que todos los que te rodean, llego a pensar que es un tema de “egos”, abrir el periódico típico inglés que apenas se puede manejar y pensar, “todo lo que hoy voy aprender”, ya si ese día es día de clase ni te cuento, es genial el cómo me aprovecho de ello para sacar a debate en el aula cualquier noticia que tenga más o menos que ver con la asignatura. Miramos y leemos la prensa extranjera como superior a la nacional, de hecho la nuestra es víctima continua de  agravios comparativos. Pero esos días de vuelo lo tengo claro, fuera todo tipo de prensa española, busquemos en

Sberbank Empathy, si quieres ser digital piensa en todos

Comercio Electrónico, Estrategia empresarial, Venta y estrategia de venta Por 13 septiembre 2017 No Comments

El empeño de muchos grandes consultores, de muchas grandes consultoras, de presumibles y presumidos directores de marketing y de empresas que simplemente quieren ser “supers” es digitalizar las empresas. Es como una necesidad sin mucho sentido que parece ser la escapada o el intento de solución a los problemas de la empresa. Los bancos españoles lo tienen metido en la cabeza desde hace mucho tiempo y apuestan realmente por ello, unos mejores que otros, pero la gran mayoría dejándose llevar por un sistema de comercialización y servicio al cliente sinceramente desvirtuado y sin sentido.

No puedo negar que no  hay que dejar de lado estos sistemas para las generaciones que nos vienen, pero realmente la radicalización con que se está

Uso de cookies Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más Información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close