No tengo dudas, cada día estoy más convencido que la clave de la venta online está basada en la capacidad de la plataforma en tener el mayor número de referencias posibles. La especialización no tiene sentido, porque durará muy poco antes de que una grande te absorba aún siendo tú el fabricante, si vendes tu producto a cualquier canal, ese canal lo que hará es subirlo a un Amazon, siempre digo a los clientes a los que ayudo a subir productos en Amazon que una vez en Amazon Vendor, dejas de ser dueño de tu producto. El empeño por Amazon o Alibaba de generar tráfico, provoca que cada vez más de manera orgánica o referente, lleguemos a estas plataformas busquemos el producto que busquemos.  Esta idea me ha hecho pensar y mucho sobre este tema y llego a conclusiones díficiles de contrastar, entre otras cosas por el poder innovador y diario de Amazon que apenas deja llegar a conclusiones asentadas,  pero todas estas conclusiones tienen un punto en común: el tráfico es la clave. Cuando en el año 2013 escribí un artículo en la revista Harvard Deusto Business, hablaba sobre el proceso Growth Hacker, y más allá de sus técnicas o formas, tenía claro que las empresas ya se estaban basando en procesos de crecimiento rompedor y exponencial, y que para ello necesitaba metodologías donde generara mucho tráfico para generar un correcto crecimiento en los tiempos que corren. Una de las claves que contaba ya por entonces en ese artículo es que no nos debemos basar en generar clientes sino usuarios, estos usuarios searán nuestros clientes, y ese ciclo me permite buscar más en sociedad, pero más clientes con un perfil determinado, hablar de Funnel de conversión hoy en día es hablar por hablar, este término no vale para nada en la sociedad que vivimos.

Ese tráfico del que hablo y del cual pienso me ha hecho llegar a una idea creo clave en los modelos de comercialización. Y es que las empresas que se han dedicado a generar usuarios y no clientes, son las que tienen el futuro y presente en sus manos. No hablo de datos, ni de big data, ni nada parecido, hablo de que han conseguido generar una fidelización brutal con sus usuarios y clientes que podríamos decir que está basada en la misión de procurar que el cliente no te compre, sino que pase el mayor tiempo posible contigo. Spotify siempre ha utilizado metodologías de crecimiento exponenciales en sus estrategias, y cada día voy analizando su trabajo en este sentido.

Hoy como cada mañana, he llegado a una de mis empresas clientes y he empezado a trabajar, enchufo ordenador y no leo el correo, como casi la mayoría, primero, me conecto a spotify, y “oh sorpresa”, cuando he puesto uno de mis grupos favoritos para trabajar, concretamente “The National” , veo que en su página de spotify tienes la opción de comprar merchandising, y que al pinchar en cualquiera de sus productos, te lleva a otra página para que puedas comprar. La jugada es sencillamente genial, porque está haciendo de forma muy práctica algo que parece que sólo se puede hacer a nivel big data, y es utilizar sus usuarios para argumentar un producto que puedes comprar a través de su plataforma. No hablamos de publicidad, remarketing, etc, hablamos de que te lleva a la página que vende el producto de tu grupo favorito, es cierto que Spotify ya lo hacía con los conciertos, pero dejaba ir a varias empresas para comprar las entradas, ahora no, ahora te lleva a una empresa en cuestión para comprar un producto determinado. No son ventas tampoco de datos, es crear un sistema individualizado de venta en base a tus gustos musicales, la mezcla además emocional y sensitiva es brutal y volvemos a la capacidad de generar tráfico para luego venderla.

No creo que esto quede aquí, y el recorrido entiendo es tremendo, pero dejo caer una idea que no dejo de pensar desde esta mañana, ¿venderá spotify discos, vinilos, o cd en breve?

Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone