architectureDesde que Amazon es Amazon y de eso hace ya unos cuantos años (1994), la obsesión por el servicio al clientre ha sido su competencia clave, da igual el producto que sea, da igual que sea un disco, un ordenador, una mesa, o un cortapiña, lo que tiene claro es que esos productos deben ser tratados por igual tanto en su logística como en su envío, entrega y/o forma de pago . Preocuparse por el producto y sus caraterísticas es tarea de sus proveedores, preocuparse de tener mejor o peor publicidad dentro de la plataforma es tarea de los propios clientes y sus opiniones, preocuparse de la venta programática y cruzada es tarea de la gente que lleva su big data. Amazon tiene una preocupación continua de las que yo llamo puntos de vigilancias, que es servir al cliente su producto lo antes posible y sin ninguna problemática en el protocolo de entrega. Víctima   de ello son entre otras, las grandes empresas de transportes que luchan continuamente por atender a Amazon de manera óptima y eficaz y que en muchos casos hace que otros negocios clientes queden en un segundo plano, ( en ocasiones digo que una oportunidad de negocio es montar una empresa de transporte que como fortaleza principal venda que no trabaja con Amazon).

Ese servicio del que hablamos tiene una característica fundamental y que está haciendo cambiar el modelo de negocio de muchas empresas sí o sí y sea con venta online o venta tradicional, y es el tiempo. El tiempo por conseguir ese producto en cuestión, hace que la sociedad priorice esta circunstancia en todos los modelos de venta que conocemos, sean tradicionales, retail y por supuesto online.

Ahora bien, la pregunta es si esa situación puede afectar o está y afectando a modelos de venta comerciales que no son retail sino que por ejemplo están basados en equipos comerciales. Preguntarse si Amazon puede ser o no influyente en los sitemas comerciales y equipos comerciales de ventas por ejemplo de servicios o proyectos o consultoría hace tan sólo unos meses no tendría sentido, pero la influencia en las formas necesarias de las empresa en actuar ante los nuevos paradigmas hace que esta idea sea muy interesante. A menudo pensamos que cuando existe un proceso de venta de nuestro producto o servicio el cliente entra en un ciclo cerrado que además creemos ser los dueños de los pasos que se van a dar en ese ciclo y cualquier situación extraordinaria que exista es circunstancial. Pero realmente hay parámetros como puede ser el tiempo de entrega de plataformas como Amazon que lo que están generando en la sociedad es una adaptabilidad y cultura de tener el producto cuanto antes y eso crea digamos a nivel “neuromarketeniano” una situación de necesidad de tener cualquier producto, servicio o proyecto lo antes posible.

Es por tanto muy necesario que ahora más que nunca basemos la venta de los sistemas comerciales en un servicio exquisito en todos los parámetros que consideremos. Las empresas deben invertir  de manera excepcional en un servicio tan cuidado que seamos capaz incluso de venderlo como la principal característica de nuestra venta y no basar ésta en el binomio producto/precio.

Por otro lado no pensemos que la empresa de Seattle se va a quedar con los brazos cruzados, auguro que todo lo que está trabajando en plataformas como AWS o Amazon Drive es simplemente el inicio de cómo manejar datos, el big data, y la nube. AWS supone ya, dependiendo del país, una fuente de ingresos muy interesante en Amazon, pero como digo creo que además de todo lo que se puede trabajar en ASW o Drive, Amazon se está preparando y realmente bien para empezar a vender y que vendamos servicios a través de su plataforma y entonces los cambios en sistemas comerciales serán tan brutales que romperá cualquier idea de las creadas actualmente en nuestros sistemas de ventas.